domingo, 24 de junio de 2012

CAMINOS A NINGUNA PARTE

La pieza es de un blanco aséptico, sin esquinas en el techo. Las paredes acolchonadas son blandas, y sin ventanas. Una luz fría penetrante, se lanza en picado desde la bombilla inalcanzable. La apagan cuando está despierto, se enciende cuando, tras incontables noches insomnes, se duerme agotado. Nadie durante días. Sólo los escupitajos en los rincones, cada vez que le dan las pastillas, que esconde debajo de la lengua y, la batalla perdida, contra la fuerza de la camisa de fuerza. Para romper el absurdo circular de la habitación, y no ser presa del abismo, camina en cuadrado, a contracorriente.
 
Autor: Mei Morán©
País: Alemania
Blog : meimoran.blogspot.com

9 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

voy a probar lo de caminar en cuadrado, me gusta!
un abrazo

Sara Lew dijo...

Me da claustrofobia. Caminar en cuadrado puede ser un alivio...
Un saludo.

Humberto Dib dijo...

Puedo intentarlo, algo nuevo tal vez sucediera.
Un beso, Mei.
HD

Laura dijo...

Claustrofóbico micro como bien dice Sara... al caminar en cuadrado sólo le ha faltado hacerlo de puntillas para evitar despertar los sonidos de su conciencia ...

Buf!, ¡qué caminos!. un abrazo Mei.

ESPERANZA dijo...

Yo también coincido en la sensación de claustrofobia, no hay salida, muy bien narrado.

Un abrazo,

MA dijo...

A veces, ir contracorriente, es bueno,

Miguelángel Flores dijo...

Caminar en cuadrado en una habitación circular debe tener algo que ver la busqueda de la cuadratura del circulo. Que también debe ser como escapar. Muy bueno, Mei.
Un abrazo desde aquí.

Luisa Hurtado González dijo...

Pura cabezonería, un modo de seguir cuerdo y vivo, distinguir entre un circulo y un cuadrado y elegir un camino propio.

Puri dijo...

Qué angustia y que encierro del que no se ve la salida. Muy bien contado