domingo, 24 de junio de 2012

GUERRERO

 Había combatido toda la noche.Su cabeza herida era un mapa de cicatrices, al igual que su cuerpo.Tenía hambre, sed, cansancio…Sigilosamente se deslizó por una ventana amparado en la oscuridad.Buscó comida.Se encendió una luz.Una mujer lo acarició.Él maulló


SUSANA ARENAS

6 comentarios:

josé manuel ortiz soto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
josé manuel ortiz soto dijo...

Susana, ¿quién no desea,después de una batalla, o de cien, una caricia? Todos somos gatos, en cierto modo.

Un abrazo.

MA dijo...

Las noches de amor son muy duras.

Juan Manuel Montes dijo...

Muy bueno.

Carolina dijo...

Buenísimo, un micro con todos los ingredientes.

Elysa dijo...

Buen final, me ha hecho sonreir.

Besitos