domingo, 24 de junio de 2012

INCERTIDUMBRE BIOGRÁFICA

Mi abuela me enseñó a bordar,  una mujer primorosa con la aguja –decía- consigue coserse la suerte a su camisa para siempre. Mi padre me convirtió en mi propia brújula para no perder nunca el norte. De mi madre aprendí  a caer haciéndome el menor daño posible y  a levantarme y seguir caminando como si no hubiera pasado nada. Mi hermano se encargó de hacerme invencible frente a mis enemigos a fuerza de lanzarme todo tipo de malévolas puñaladas que no dejaban huella aparente salvo en mi alma.
Con este bagaje partí un día camino de ninguna parte, con la maleta llena de sueños, resistí vendavales e incluso huracanes, todo con un único fin: encontrarme a mi misma, entre tanta locura.
Hoy todavía sigo buscándome sin saber a la vuelta de que recodo me encontraré y ni tan siquiera si realmente estaré.    

Esperanza Temprano ©  

España 

11 comentarios:

Sara Lew dijo...

Impecable como siempre, Esperanza. Somos un poquito de todos, los que están y los que ya no están. Y cuando no nos encontramos a nosotros mismos, al menos los tenemos a ellos.
Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

Imposible encontrarse entre tanta herencia, sin saber si hay algo esencialmente nuestro. Siglos y siglos nos acompañana en ese bagaje.
Me gusta mucho
Abrazos

Nicolás Jarque dijo...

Esperanza, estarás siempre con tus letras a cuestas y todos los sueños que cumplir. Sigue escribiendo tan bien como lo haces.

Un abrazo fortísimo, Escritora.

Rosa dijo...

Las herencias nos hacen ser como somos. Fantástica la tuya.

Besos desde el aire

Ximens dijo...

Esa búsqueda del yo. Cuánta gente diciendote siempre lo que se debe hacer. Me gustó tu ventisca.

Petra Acero dijo...

Esperanza, me ha encantado tu prosa, como siempre, pero el cierre se sale. Nos sacas de repente de su cabeza para buscarla fuera de sí, para encontrarla, o no, detrás de cualquier recodo.

Un besooo

NiñoCactus dijo...

Me gustó ese árbol genealógico con piezas de puzle que componen al personaje.
Un saludo

Mar Horno dijo...

Parece sencillo encontrarnos con nosotros mismos, ser quienes somos, pero la verdad es que la mayoría de las veces nunca lo conseguimos. Genial, como siempre. Me ha encantado la descripción de ese bagaje que todos adquirimos a medida que vivimos. Un beso.

MJ dijo...

Espero que te encuentres pronto a ti misma, Esperanza :-)

Un beso.

Miguelángel Flores dijo...

Menudos maestros del vivir. Con ese aprendizaje está claro que se hallará. Lo que pasa es que cuando se encuentre, estará buscándose.

Yashira dijo...

Qué bien se ocuparon de adiestrarte, si señor, cada uno a su manera te dejó su legado.

Muy lindo micro Esperanza, besos,