domingo, 24 de junio de 2012

EL CAMIÓN


Mi abuelo tenía un camión, y una sola oreja. La otra la perdió en un accidente
de tráfico, al chocar el camión contra un árbol en una noche de borrachera. Su
camión era el único de la comarca. Lo cargaba de paja hasta superar su altura
y todo el mundo lo conocía como “Justo el del camión”.  Se sentía orgulloso de
aquella potente máquina de 4 ruedas, tan fuerte, tan extraña,  tan familiar
para los niños. Lo vendió después de terminar la guerra, las tablas no dejaban
de gotear sangre. Se lo habían confiscado, con conductor incluido, como único
vehículo de la zona, para trasladar a los arrestados para fusilar, y a los
cuerpos para enterrar. Tomó la decisión de deshacerse de él la madrugada en la
que lo despertaron para trasladar hasta las afueras del pueblo un cargamento
de hombres, entre los que iba el hermano de su mujer.

AUTOR: ©MA

URL BLOG: http://explotarenelvacio.blogspot.com.es/

5 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Qué fuerte, y así habrá ocurrido!
Un abrazo

josé manuel ortiz soto dijo...

MA, micro muy bueno, tanto en su escritura como su historia. Y màs que doloroso.

Un abrazo.

Ximens dijo...

En ocasiones uno lee un relato y sospecha que está basado en hechos muy reales. A mi me lo ha parecido.

depropio dijo...

Coincido con Ximens en que parece una historia auténtica.

Luisa Hurtado González dijo...

Es con todos, es un historia auténtica, y es verdad, también en estos días, en otro sitio, da igual donde.