domingo, 24 de junio de 2012

LA FÁBULA DEL SAPO

Érase una vez un sapo que aburrido de su pegajosa fealdad dejó de croar y saltar para dedicarse a escribir cuentos de príncipes, brujas y encantamientos.

Autor: MARITZA IRIARTE©

7 comentarios:

Ximens dijo...

jeje, ese soy yo.

josé manuel ortiz soto dijo...

Muy bien, por esa contrafàbula.

Pablo Gonz dijo...

Lo que la gente hace por amor no tiene nombre.
Un abrazo risueño,
P

Sandra Montelpare dijo...

Estoy segura de que ese sapo ya no se aburrió jamás.
Muy buen soplo, Maritza. ¿Podrías decirnos tu país de origen así le ponemos la etiqueta?
Gracias por sumarte al Vendaval! Saludos van

Carolina dijo...

Ja, y le fue bastante bien.

Yashira dijo...

Ja, qué interesante sapo, e inteligente, porque vaya vida aburrida llevaba en la charca, mejor invertar historias con finales felices.

Puri dijo...

Una gran manera de salir del aburrimiento. Y seguro que inventó un encantamiento para convertirse en príncipe.