domingo, 24 de junio de 2012

EL EXTRAÑO

Lo encontró de pronto en el salón, abriendo y cerrando cajones. Ella dio un grito. Luego se ajustó el batín y, conteniendo la voz, dijo que quién era, que cómo había entrado y que por favor no le hiciera daño. Él, sin dejar de rebuscar desesperado, la miró un instante, le contestó que si se había vuelto loca y que cerrara la boca, anda; seguido, que si no había pilas para el mando a distancia en esa puta casa. Desconcertada se alejó. Fue en busca de la foto de su boda, la miró largamente. Entonces, después de vestirse, se dirigió al juzgado y allí presentó una demanda de divorcio contra ese extraño que era ahora su marido.

Autor: Miguelángel Flores©
País: España
URL del blog o web: eternidadesypegos.blogspot.com

14 comentarios:

Ximens dijo...

Pero que bueno eres, muchacho. Me gusta el uso de los diálogos incrustados que haces.

Sara Lew dijo...

No hay peor extraño que el que antes no lo era.
Muy bueno, Miguelángel. Como siempre dominas lo fantástico que hay en lo cotidiano.
Un beso.

Humberto Dib dijo...

Muy bueno, Miguelángel, qué bueno que hayas participado y leerte por aquí.
Un abrazo.
HD

Mar Horno dijo...

Genial. La frase que más me ha gustado, que da la clave del frío desamor instalado entre ambos, es esa de las pilas para el mando a distancia. Muy bueno, como siempre. Un abrazo.

Rosa dijo...

Muy bueno Miguelángel. Es muy duro mirar a quién has querido y comprobar que no le conoces de nada.

Besos desde el aire

El moli dijo...

¡Buenísimo!La dura realidad, mostrada con optimismo.

NiñoCactus dijo...

...A veces me pasa conmigo mismo...
Muy bueno, como siempre.
Un placer leerle.
Saludos y vendavales

Iván Teruel dijo...

Muy buen microrrelato y muy de tu estilo. Escarbando en las miserias de la cotidianidad con esa prosa transparente y cargada de un humor muy sutil. Siempre pienso, cuando te leo, que se me van los ojos tras las palabras casi sin querer. Me ha encantado, sí señor. Un abrazo.

Yashira dijo...

Genial relato de un desamor extremo, cuando ya tu marido se convierte en un extraño total, no figurado.

Saludos desde mi mar,

Miguelángel Flores dijo...

Gracias a todas y todos por vuestros comentarios. Madre, si que hay gente mirando... Mar, Ximens, Iván, Niñoc, Sara, Humberto, Rosa... El Moli..., y yo pensando que no había casi nadie al otro lado. Qué bueno.
Qué de abrazos...

ESPERANZA dijo...

Muy buen relato. Te felicito por la fluidez del texto y por esa destreza en insertar diálogos de forma tan original y sutil.

Un abrazo,

MA dijo...

Pero que realidad tan gorda contada con tanta gracia.

Luisa Hurtado González dijo...

Veo venir que discutan por la custodia del mando a distancia.

Cortacuentos dijo...

Que CASUALIDAD otra obra maestra sellada bajo el mismo nombre. Enhorabuena, el micro es genial y el trato de una situación tan cotidianamente dramática desde esa mirada tan "simpática"... sin palabras. Muy original.

Una perta Miguelángel.