domingo, 24 de junio de 2012

DIMENSIONES


Meto primera y arranco. Meto segunda y supero a un camión. Meto tercera y me pongo a cien. Meto cuarta y entro en la autopista. Meto quinta y recojo los retrovisores. Meto sexta y despego. Meto séptima y abandono la atmósfera. Meto octava y circuyo el Sol. Meto novena y dejo atrás la galaxia. ¡Mierda de coche! Tengo que comprarme uno automático.
PABLO GONZ ©
Chile

13 comentarios:

Rosa dijo...

Jajajajjajja se cansó de meter marchas.

Besos desde el aire

Anita Dinamita dijo...

Ja ja ja
Me gusta la palabra circuyo!
Yo hago lo mismo cada mañana, aunque solo llego a quinta.
Abrazuelos

Ximens dijo...

Jeje, menos mal que no era de pedales.

Martín Gardella dijo...

Buenìsimo Pablo! Me encantó

Sandra Montelpare dijo...

Esa fina ironía que es tu marca registrada, Pablo! Tremenda máquina.Tremendo soplo! Saludos de vendaval!

Pablo Gonz dijo...

Gracias, gente. Un abrazo enorme,
P

josé manuel ortiz soto dijo...

El final, Pablo, no lo esperába. ¿En cuàl andará ya?
Un abrazo.

Juan Manuel Montes dijo...

jejejeje, el final es genial.

Carolina dijo...

Jua!!! Me encanta , refleja esa sed de macho de meterle nomás.

Luisa Hurtado González dijo...

Qué putada lo de las marchas, lo entiendo perfectamente o me lo has contado muy bien, pero... ¡buen viaje!

Sara Lew dijo...

Pero, ¿y si los automáticos no llegan hasta el sol? Yo me quedo con las marchas. Muy original, Pablo.
Un abrazo.

Elysa dijo...

¿Por dónde estás ya? En Andromeda seguro. Muy original y divertido tu soplo.

Besitos

Leo Dolengiewich dijo...

Jejeje.
Un in crescendo infernal!
Me encantó.