viernes, 15 de junio de 2012

Segundo juego del Vendaval 2012

¡Hola, amigos! Felicitaciones a Anita Dinamita porque completó correctamente los cinco espacios del primer juego.

Aquí, la solución:


  • la última página
  • Paradoja
  • su hija
  • El personaje
  • un muñeco

El segundo juego los invita a usarlas en un microrrelato. ¿Se animan? ¡Vamos! ¡Queda muy poco para que llegue el Vendaval 2012!

16 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Título: Salto transdimensional
Cuando llegó a la última página de su vida, descubrió que el personaje principal era, y siempre había sido, un muñeco.
La paradoja era que su hija era de carne y hueso.

TripleC Ning dijo...

¡Bravo Luisa! ¡Muy bueno y que rapidez!

depropio dijo...

Círculos
Su hija le regaló un libro titulado La paradoja del muñeco. Cuando llegó a la última página descubrió que él mismo no era sino un personaje del libro lo entendió todo de golpe.

Anita Dinamita dijo...

Paradoja
Cuando leyó la última página vio que su hija dormía ya, aferrada a su muñeco. Él intentó despegarse del personaje del cuento pero supo que era demasiado tarde, que a partir de ahora los cuentos le leerían a él.

Pilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pilar Arenas dijo...

Travesura
La última página y el personaje desaparecería. Paradoja del destino su hija hábilmente lo recortó y vivió eternamente como un muñeco.

Anónimo dijo...

Marianela Méndez

Ausencias

La paradoja estaba en la última página del diario de su hija, debía saber la identidad de ese personaje o muñeco invisible con quien compartía casi todo su tiempo, una lágrima cayó sobre el renglón, al ver su propio nombre: mamá.

Sandra Montelpare dijo...

¡Que buenos están! Esta noche prometo preparar uno yo también. Así me preparo para el 24 Beso grande para todos!

Anónimo dijo...

VIAJE EN GLOBO
El globo se elevó llevándose llevándose la sonrisa de sú hija,para que sú sonrisa volviera leyó la última página del libro donde el personaje principal era un muñeco con forma de globo.

GRACIELA BARBAS C dijo...

PAPELES
La última página,del libro le decía a su hija todo el amor que sentía por ella,el personaje principal un muñeco de madera,la trama de la novela era el abandono de un padre a su hija .Paradoja del destino

Anónimo dijo...

Marianela Méndez

Futuro marido.

Lo encontré enterrado en su jardín, un muñeco lleno de alfileres con la foto de su hija y una libreta con escrituras, en la última página otro personaje delineado con el corazón extirpado.
La paradoja estaba en las líneas de ese dibujo, tan idéntico a la mujer que de un infarto lo dejara viudo.

Anónimo dijo...

Marianela Méndez

Ficción sexual

Una disputa originada entre el personaje y su hija, traspasaron el telón sorprendiendo al público. En la última página del libreto, la joven había declarado la paradoja historia con el muñeco inflable.

Anónimo dijo...

Marianela Méndez

Soledad
Cuando llegaron a la última página del testamento de su hija, el personaje que leía en voz alta quedó perplejo ante aquella paradoja del destino.
Había donado todo, a la niña que en el hospital le regalara su único bien, un muñeco de trapo con quien murió desesperadamente abrazada.

Sandra Montelpare dijo...

TRUCO
El personaje la espía desde la ilustración de la última página. Su hija lo ha hechizado con un golpe de varita plástica. Ahora sufre en silencio la paradoja de ser un muñeco en el libro que le ha regalado para su cumpleaños.

Anónimo dijo...

Marianela Méndez

Ultraje

Algo apareció ante mí una noche mientras dormía, no sé que era aquella mezcla de personaje espacial y muñeco de cera.
Me dejó un libro lleno de símbolos, en la última página algunas palabras comprensibles: “que no era una paradoja, que había elegido mi vientre para que su hija tuviera vida”.
No sé quien es, pero lo espero. Mi panza crece y quiero volver a sentirme en el cielo.

Miguel Buján dijo...

Paradoja de la última página.


La paradoja del muñeco, el único personaje del cuentito, era alcanzar la última página para arrancarla y así seguir viviendo mientras la hija del librero leía sobre aquel muñeco que corría incansablemente en busca de la última página sin saber a cuento de qué le venía tanta prisa.